Liderazgo Inclusivo

teamwork

Todos en algún momento hemos escuchado estas palabras o hasta nosotros mismos las hemos repetido: “Aquí yo soy el que manda”, “yo soy el líder”, “ yo decido lo que se hace”. Si dicho líder busca inspirar a su equipo, estas palabras son más bien un ejemplo de cómo no inspirar a un equipo. 

La manera, la forma y las palabras con las que transmitimos planes, estrategias o ideas pueden motivar e inspirar a un equipo, o pueden convierte en una imposición y en abuso. Abuso, porque se hace “uso” de un grupo de personas para que “hagan lo que se les ordena”. 

Un liderazgo vertical no toma en cuenta las habilidades de su equipo, ni su nivel de análisis. En otras palabras, no le interesa escuchar lo que probablemente tienen que decir. “Los líderes que no saben escuchar, pronto estarán rodeados de gente que no tiene nada que decir.”

“HAGAMOS” ES MEJOR QUE “HAGAN”

Cuando aprendemos como líderes a guiar a un equipo, entendemos que la posición del que guía no esta atrás del equipo, sino que este es quien va adelante mostrando primeramente con el ejemplo cómo hacer las cosas y cuáles son las actitudes requeridas para dicha labor. Eventualmente debe llegar a conocer y saber cuándo es el momento ideal para dejar solo al equipo con el fin de que ellos mismos hagan uso de su creatividad, talento y habilidad para desarrollar dicha labor. 

SIEMPRE ES MEJOR INCLUIR A OTROS 

“El verdadero líder sabe rodearse de gente más capaz e inteligente que el”. Muchos líderes cuando comienzan a estar rodeados de gente inteligente y capaz se sienten amenazados en su autoridad y pronto desarrollan un celo de cuidar lo que creen que es de ellos y finalmente terminan rodeados de gente que carecen de una amplia capacidad de análisis y por ende su habilidad de discusión es nulo, por lo tanto las famosas reuniones de trabajo llegan a convertirse en reuniones en donde solamente el “líder” es quien habla y dicta los pasos a seguir en el desarrollo de las ideas. Los demás solo están para hacer lo que se les pide, y nada más.

Cuando un líder sabe traer a la mesa las mentes más brillantes, esta asegurando la durabilidad de la organización, pues esta no esta condenada a depender solo de el como el súper héroe, sino que existe una mesa con las mentes más privilegiadas que velan por el futuro de dicha organización.

Cuando el líder aprende a incluir a otros, el vocabulario del equipo cambia y en lugar de decir “el jefe lo quiere así” dicen “con nuestro esfuerzo esta estrategia puede funcionar” pues el equipo comienza a desarrollar un sentido de pertenencia y ya no son más las ideas de otros sino que se convierten también en sus ideas. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s